Foto: archivo / CARBURANDO

Los fabricantes recomiendan el tipo de combustible con el que sus vehículos ofrecen un rendimiento óptimo.

Fernando Robayo
12 de septiembre de 2018 15:55

¿Qué gasolina debe usar? Informarse es la clave

El nuevo precio de la gasolina súper motivó a que una cantidad considerable de usuarios de ese combustible empiece a utilizar gasolina extra, y que otros estén considerando la posibilidad de hacerlo.

Desde el punto de vista económico es comprensible que se quiera generar un ahorro en ese rubro, más aún si se considera que la súper ahora cuesta algo más del doble que la extra. No obstante, una decisión de este tipo también debe considerar criterios técnicos, pues no todos los vehículos están en condiciones de funcionar adecuadamente con una gasolina de menor octanaje.

Si bien en prácticamente todos los vehículos modernos se recomienda el uso de gasolina de por lo menos 90 octanos, ciertos factores que detallamos a continuación permiten que un motor tenga un funcionamiento apropiado con un combustible de características inferiores.

Octanaje
Es la capacidad de la gasolina de resistir la alta presión y elevada temperatura que se generan en la cámara de combustión, para no autoencenderse antes de que la chispa de la bujía genere la ignición.

Si esto sucede, en el interior del cilindro se genera un sonido comúnmente conocido como cascabeleo, que, en caso de volverse permanente, indica que el encendido prematuro del combustible está causando daños al motor que se harán evidentes en el corto plazo.

Altitud
Un propulsor pierde un 10% de potencia por cada 1 000 metros sobre el nivel del mar, debido a la menor presión atmosférica. Este fenómeno también hace que el requerimiento de octanaje sea menor y permite que algunos vehículos funcionen sin problemas con gasolina extra.

Esta condición aplica solo para vehículos de aspiración natural, pues los turboalimentados deben usar gasolina de la mejor calidad disponible independientemente de la altitud. Para saber si su vehículo puede funcionar con gasolina extra en la altura, conviene hacer una prueba que permita determinar que no haya cascabeleo.

Relación de compresión
Expresada en una cifra que generalmente se incluye en la ficha técnica del vehículo, la relación de compresión define el grado de aprovechamiento de la energía del combustible. Mientras más alta es esta relación, mayor debe ser el octanaje de la gasolina para garantizar la eficiencia y el óptimo funcionamiento del motor.

La relación de compresión puede ser baja o alta. La primera, generalmente relacionada con vehículos de tecnologías más antiguas o de un menor nivel de sofisticación, indica que el motor no requiere una gasolina de alto octanaje para ofrecer un rendimiento apropiado.

La segunda, vinculada a vehículos más modernos y eficientes, da cuenta de que el propulsor requiere de la mejor gasolina disponible para operar de manera correcta, sin que los componentes internos sufran un desgaste prematuro. Expertos coinciden en que la cifra que marca la barrera entre compresión baja y alta es 10:1.

Sin embargo, incluso en vehículos con una relación de compresión ligeramente superior a esa cifra se puede probar el funcionamiento con gasolina extra, siempre que sea en la Sierra, por la altitud.
En cualquier caso, conviene seguir las recomendaciones del fabricante del vehículo, de su distribuidor local o de un técnico debidamente calificado, antes de cambiar el tipo de gasolina para su auto.